Alimentación de las ardillas

Alimentación de las ardillas
Alimentación de las ardillas

La alimentación de las ardillas es sencilla si nos basamos en que es a base de alimentos frescos y variados, al ser un animal omnívoro, necesitando, por tanto, además de frutas y verduras, de la ingesta de alimentos de origen animal como pueden ser insectos.

  La fruta es una parte importante de su alimentación, pero no suelen gustarle mucho si no está muy madura. Es también muy importante que lavemos muy bien la fruta y verdura para evitar restos de insecticidas y procurar que no esté muy fría. Intentaremos estar pendientes de que en la jaula no se nos queden restos de frutas durante días que lleguen a pudrirse. Nos servirán ciruelas, melocotones, manzanas, uvas…

  También serán muy importantes las semillas y frutos secos. No debemos proporcionárselos todos pelados ya que la cáscara dura de muchos frutos secos como las nueces servirán para que la ardilla lime sus dientes y evitar que le crezcan demasiado. Las semillas de girasol se las tendremos que dar de forma moderada ya que es muy grasa. Podemos hacer una mezcla de semillas de girasol, copos de avena, avellanas, nueces, almendras, piñones…También podemos comprar ya la mezcla preparada especialmente para ardillas. Nunca debemos darles almendras amargas a nuestra ardilla ya que se podrán intoxicar por el cianuro que poseen.

  Por último sería recomendable añadir un complemento vitamínico a toda esta dieta. Podemos encontrar especiales en tiendas de animales.

  Hay que tener en cuenta que la ardilla esconderá y devorará toda su ración de comida en minutos, pero, no debemos fiarnos de este hecho y darles más cantidad de la necesaria, con una cantidad de unos 20 gramos diarios tendrá más que suficiente.