Síndrome urológico felino

Síndrome urológico felino

Síndrome urológico felino

El síndrome urológico felino es una enfermedad muy común en los gatos, produciéndose por igual en ambos sexos. Los signos característicos por los que podemos sospechar que nuestro gato está padeciéndola son presencia de sangre en la orina y dificultad o imposibilidad para orinar.

  La enfermedad puede darse tanto con presencia o con ausencia de cálculos o precipitados minerales. Aún así debemos diferenciar esta patología con una infección de las vías urinarias o con una neoplasia y, por tanto será necesario realizar un urianálisis, una radiografia y/o ecografía.

  En caso de precesencia de cálculos habrá que distinguir los distintos tipos de composición de estos cálculos para, después de la eliminación, si existe, de la infección bacteriana de las vías, establecer una dieta adecuada para evitar la formación de nuevo de estos depósitos de minerales, estableciendo la dieta comercial ideal específica baja en el mineral correspondiente.

  En caso de observar estos síntomas en nuestro gato debemos llevarlo a su veterinario con urgencia. En caso contrario, si el animal sigue acumulando líquido en la vejiga y no puede explusarlo, se producirá en principio una distención de ésta, pudiendo llegar incluso a la rotura. Si llega a la rotura el pronóstico ya se nos complica ya que, aunque al principio parecerá que el animal ha mejorado porque ya no nota la presión en la vejiga, pero, se producirá rápidamente una absorción de los productos de desecho, dando lugar a distensión abdominal, depresión y muerte.

  Los cuidados de urgencia en la clínica cuando aún no se ha producido rotura serán, alivio de la obstrucción por cateterización y fluidoterapia posterior con solución salina, ya que la hipercaliemia y acidosis metabólicas son complicaciones producidas por la obstrucción uretral y que pueden llegar a producir la muerte del animal.